Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte

Como artista, en algún momento, o con demasiada frecuencia, te habrás tenido que enfrentar a los que pretenden que tu trabajo les salga gratis.

Si les dices que vives de tu trabajo y que tienes que cobrar por ello seguro que no te toman en serio, porque entienden que lo haces porque te gusta y, si es así, puedes hacerlo sin cobrar o a bajo precio.

En el plano laboral, el artista suele estar infravalorado y socialmente la práctica del arte no se entiende como una profesión normalizada, como podría ser ejercer la abogacía o regentar un taller de mecánica.

Seguro que cuando decides ser artista, incluidos familiares y amigos, no te tomaron muy en serio o te aconsejaron que eligieras cualquier otra profesión que la sociedad considera más “formal” y estable.

La anécdota de un amigo: ”¿Dedicarte a la escultura?. Vale, pero será para los fines de semana y las vacaciones. ¿No pensarás dejar la oficina? Está muy bien como entretenimiento, pero ¿de qué vas a vivir?.”

Para la mayoría de la sociedad, el arte, en cualquiera de sus manifestaciones, es algo lúdico y una ocupación más romántica que real para tenerla como medio de vida.

Trabajar gratis, ¡nunca!


Hazte esta pregunta:»¿En que mal día empecé a aceptar hacer trabajos gratis y porque motivos?.

Seguro que te convencieron con la excusa de que ganarías con «visibilidad» y que sería muy relevante para tu currículum.

¡¿Qué visibilidad?!. Lo que quieres es que tu trabajo y esfuerzo sea pagado, como profesional que eres y porque te has tenido que hacer autónomo (esa es otra carga por la que tienes que cobrar),.

Como cualquier otro mortal el artista tiene facturas que pagar, obligaciones fiscales que cumplir, gastos de material que costear, inversión de tiempo, esfuerzo personal y unas cualidades que otros no tienen para desempeñar su trabajo.

Condiciones suficientes y más que válidas para que se respete su trabajo y no acepte bajo ningún concepto proposiciones de este estilo:  “pensaba que éramos amigos y no me cobrarías”, “te interesa hacer este trabajo, aunque sea gratis, por la difusión que tendrá”, “a ver si tienes un hueco y me diseñas el logotipo de la web”, “la exposición es para recaudar fondos y podrías regalarnos un cuadro”….

Existe la convicción de que los artistas viven del aire y por amor al arte, que son generosos, desprendidos, siempre dispuestos a regalar su obra, a colaborar altruistamente con todo tipo de iniciativas sociales o culturales, por una innata condición de filantropía.

Abundan las galerías que te ofrecen promoción a cambio de tu obra, concursos con premios simbólicos, ofertas que mejoraran tu curriculum a cambio de participar gratuitamente, colaboraciones sin cobrar en revistas o en ilustrar un libro.

Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su tiempo, e incluso trabajar gratis, pero esta decisión convierte tu profesión en un campo abonado para que tus derechos como artista sean pisoteados y no se te tome en serio.

El trabajo dignifica y si, además, trabajas en lo que ha sido siempre tu vocación habrás conseguido tu máxima aspiración, siempre y cuando percibas una remuneración justa por ejercerlo.

Todo el mundo debe ser tratado como cliente


Desde el momento en que se trata de trabajo todo el mundo es cliente y no hay que trabajar gratis para nadie, incluido familiares, amigos o colegas.

Practicar esta norma no significa llevar a cabo un afán recaudatorio o una voracidad comercial sin límites, sino entender que trabajar gratis va en menoscabo de tu propio talento.

Con demasiada frecuencia, creativos del sector de las artes visuales son invitados a participar en proyectos en los que se juega con la precariedad del sector.

Se les solicita trabajos previos, bocetos, ideas sin pagar nada a cambio, porque saben que la oferta será amplia y lo hacen bajo la cobertura de una convocatoria concursal.

Son ofertas de trabajo especulativo que, probablemente, nunca se materialicen, pero a los que tú les dedicas tiempo y aportas tu capacidad para desarrollarlos, para que quien los haya convocado se beneficie de tu esfuerzo.

Proposición de colaborar que habitualmente escuchan los ilustradores: ”Ten en cuenta la publicidad que vas a tener si cada semana realizas una ilustración para la revista. No cobrarás, pero la difusión de tu obra será enorme… “

gratis no por amor al arteAl dar gratis o a bajo coste tu trabajo no solo te infravaloras como profesional, sino que siempre hay alguien que termina aprovechándose de tu trabajo.

La cultura se mantiene gracias a los creativos, pero quienes regulan su funcionamiento son los intermediarios, como compradores y vendedores, sin tener en cuenta que el artista es el que realiza la producción y, por ello, debería ser el protagonista más determinante.

La realidad en que vive queda reflejada en el estudio ‘La Actividad Económica de los/las Artistas en España’, que ha realizado la Universidad Antonio de Lebrija en la que queda patente la precariedad del sector.

Sólo el 15% de los artistas pueden vivir exclusivamente de su arte; para el 50% sus ganancias son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI); el 32% mantiene una relación profesional con las galerías, pero solo un 3% manifiesta su satisfacción en esta relación comercial.

Son motivos más que relevantes para obtener con tu producción artística lo que consideras justo y no aceptar nada por debajo de tu tarificación o de ofertas de gratuidad por condicionamientos de amistad o a cambio de promoción, por ejemplo.

Firmeza para no malvender tu trabajo


En cualquier especialidad del arte, si trabajas por encargo siempre te encontrarás con clientes que ofertan a la baja, regateando el precio.

Te entra la duda y puedes llegar a pensar que si trabajaras con precios más bajos estos regateos no se producirían, pero la realidad es que pidas lo que pidas este tipo de clientela siempre actuará de la misma forma.

No dudes, mantente firme y defiende tu trabajo con precios realistas sin malvender tu arte.

El cliente debe implicarse en el proyecto que te encarga y si lo consigue a bajo precio lo infravalora y no se involucra cuando el esfuerzo económico que hace es mínimo.

Sin embargo, no por hacerle el trabajo barato dejará de exigir por su parte la mayor calidad.

Si tu trabajo es garantía de calidad debes obtener lo que consideres justo por él y el cliente debe aceptar tu presupuesto y condiciones de trabajo.

Alguna vez te habrán dicho: “Empieza a trabajar en ello, mientras vamos a ir buscando la forma de financiarlo y no te preocupes que esto se hace seguro”.

Acostumbra a negociar el cobro anticipado de un porcentaje, que puede oscilar entre un 30% a un 50%, del presupuesto por adelantado antes de empezar el encargo.

No seguir esta norma puede perjudicarte económicamente y perder en su totalidad el trabajo que hayas realizado.

Mientras estas inmerso en el encargo puede ocurrir que el cliente cambie de idea, anule el compromiso, introduzca modificaciones no previstas o cualquier otra causa de fuerza mayor que no permita seguir adelante.

Si no has cobrado nada anticipadamente, lo más probable es que hayas perdido el tiempo y el dinero.

Excepciones para regalar tu arte


A la hora de trabajar gratis (o casi gratis) para alguien o por alguna causa hay que hacerlo con cuentagotas y sólo en situaciones  muy especiales.

Los únicos trabajos gratis que debes estar dispuesto a hacer son los que tu hayas decidido personalmente o hayas buscado, pero que nadie te ha pedido.

Son aquellas situaciones en las que tú puedes estar implicado en alguna causa por la que crees que debes colaborar y porque lo haces con la aportación desinteresada de tu trabajo creativo.

Tu obra es algo muy especial para ti y te desprendes de ella altruistamente solo en contadas ocasiones y por motivos muy personales.

No porque te la pidan.

La cuestión está en saber diferenciar que no es lo mismo trabajar gratis para que se beneficien los demás o hacerlo para que revierta en beneficio propio.

Intromisiones no deseables: hobby vs profesión


Expresarse a través del arte es la posibilidad que tiene el artista para exteriorizar sus emociones.

La creatividad permite a una persona satisfacer su necesidad de expresar y materializar sus ideas.

Esta actividad puede ejercerse como hobby o ser tu profesión en cualquiera de sus múltiples manifestaciones.

Si se convierte en tu medio de vida te ves en la obligación de rentabilizarla económicamente.

Por el contrario, si es solo una afición tienes la libertad de poder beneficiarte de las ventajas emocionales que te aporta, sin preocuparte si será o no rentable.

Como aficionado, al no tener que vivir de tu obra puedes disponer de ella como consideres más oportuno y ocupar tu tiempo libre en la actividad que más te satisface.

No es conveniente que malvendas o que aceptes ofertas a bajo coste por el simple afán de visibilidad o protagonismo.

Puedes limitarte a almacenarla para tu disfrute propio, regalarla, venderla o deshacerte de ella si no te satisface.

Nadie te va a coartar tu libertad de hacer lo que quieras con tu obra, pero es bueno que tengas en consideración que según actúes puedes perjudicar indirectamente al artista que sí vive de ella.

El profesional que está legalmente constituido tiene la obligación de hacer frente a unos gastos ineludibles que no tiene el que practica el arte como afición o por necesidad personal de expresarse a través de él.

La comercialización de su obra que hace el aficionado, por ejercer temporalmente, o el creativo que trabaja en una circunstancia de economía sumergida perjudican directamente al profesional.

Conociendo esta debilidad del panorama de las artes visuales, se ofertan encargos “low cost” a los que se apuntan muchos aficionados, pseudoartistas o malos profesionales que con una preparación mínima osan aceptar estos trabajos, perjudicando profesionalmente al sector.

No es cuestión de ponerle puertas al campo del arte, pero si es conveniente respetar una normativa no escrita, pero necesaria para convivir dignamente en el mismo espacio.

Lamentablemente, el sector del arte es algo excepcional cuando se trata de derechos laborales y de un justo reconocimiento profesional.

Hay que combatir todas estas situaciones adversas que menoscaban la supervivencia del profesional creativo para cambiar esa sensación de inestabilidad profesional y económica que embarga su vida.

El artista, cualquiera que sea el área en que desempeñe su creatividad, debe cohesionar un status profesional indiscutible y vigoroso en el que no pueda caber ninguna de estas proposiciones inaceptables de trabajo gratis o de bajo coste, pretensiones demasiado frecuentes y arraigadas en la sociedad.

Aprende desde hoy mismo a decir «no» y elimina de tu cabeza la idea de “trabajar gratis”, porque ese no es el camino adecuado para obtener clientes.

Todo lo contrario: es la manera de alejarlos e iniciarte en un círculo vicioso que marcará tu futuro.

[Fotografía de Pixabay]
[Descarga este artículo en PDF]Descarga este artículo en PDF

Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte 7

PROYECTO #NOPORAMORALARTE


El proyecto #NOPORAMORALARTE surge como reconocimiento y apoyo al trabajo de los artistas. Se trata de una iniciativa social para apoyar el trabajo de los artistas plásticos, fotógrafos, actores, escritores, ilustradores, diseñadores… Muchos de los profesionales del arte y la cultura no cuentan con el apoyo profesional y económico que debería existir, como en cualquier otro sector. Y muchas veces tienen que trabajar por amor al arte.

La camiseta #NOPORAMORALARTE se fundamenta en el diseño de una camiseta con un lema de apoyo a este sector, que afirme “NO TRABAJO POR AMOR AL ARTE”. El dinero recaudado por su venta será invertido en proyectos artísticos donde todos los agentes implicados cobrarán lo estipulado, como en cualquier trabajo (algo no usual en el mundo del arte y la cultura).

#NOPORAMORALARTE es un proyecto de PAC Plataforma de Arte Contemporáneo, que cuenta con la colaboración de Swinton & Grant.

+INFO

Acerca de Ramón S. Viñas, autor de este artículo:

Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte 8En los últimos treinta años me he ganado la vida como artista. También he trabajado varios años en prensa, como dibujante, diagramador y redactor cultural. He dirigido durante cinco años una galería de arte y fundé un centro de enseñanza especializado en artes plásticas. Ahora editando este blog comparto mi experiencia con el fin de que la información que divulgo pueda ser útil para otras personas y motivarles a desarrollar su potencial artístico.

Residencias RARO

Almudena Blanco:»Los artistas emergentes siempre lo tienen complicado y en R.A.R.O. les facilitamos experiencia y promoción»

Las residencias artísticas son una experiencia singular que han proliferado en los últimos años y se han convertido en una alternativa atractiva para conseguir un espacio y tiempo donde formarse, investigar, presentar y producir. Una experiencia multidisciplinar y...
el miedo

Los miedos que paralizan al artista

Los miedos paralizan al artista y son su peor adversario cuando se enfrenta con la realidad de su creatividad, la promoción y la comercialización de su obra. Pero, ¿con qué tipo de miedo se puede enfrentar un artista que sea distinto al de otras personas? No es uno...
intermediarios

Intermediarios: ¿Cómo actúan en el mercado del arte?

Hoy quiero hablarte del mercado del arte y de los agentes que lo integran como intermediarios en la comercialización de tu obra. Es conveniente saber cómo funciona este circuito comercial, conocer la relevancia de cada uno de sus integrantes y analizarlos en función...
marca personal

La importancia de potenciar tu marca personal

Como artista, es relevante que cuides tu imagen personal o branding. Tu trabajo y tu persona se diluyen en un solo propósito para diferenciarte artísticamente y conseguir un mayor éxito. Este objetivo debe ser elaborado, transmitido y protegido constantemente con la...
Aprende como poner un precio justo a tu trabajo 1

Aprende como poner un precio justo a tu trabajo

Lo relevante en tu labor creativa es conseguir una obra bien hecha. Desde el aspecto conceptual, lograr expresar una buena idea y, mediante recursos técnicos, saberla plasmar satisfactoriamente. Dominar el medio en el que trabajas artísticamente y expresar...
trabajar gratis no

Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte

Como artista, en algún momento, o con demasiada frecuencia, te habrás tenido que enfrentar a los que pretenden que tu trabajo les salga gratis. Si les dices que vives de tu trabajo y que tienes que cobrar por ello seguro que no te toman en serio, porque entienden que...
Pasos a seguir para tener un blog profesional 2

Pasos a seguir para tener un blog profesional

Te voy a explicar los pasos que debes seguir para tener un blog o una web que te sea rentable para tu proyecto artístico, pero que también puede valer para cualquier otra iniciativa online que quieras emprender. Si eres artista (escultor, pintor,...
Wordpress, la mejor opción para tu blog y es gratis 3

WordPress, la mejor opción para tu blog y es gratis

 Desde el año 2003, fecha de su aparición, una de las mejores opciones para crear un blog o una web nos la ofrece Wordpress, que es un sistema CMS (Content Management System) .WordPress es un software de código abierto y es, al tiempo, GRATIS y de un...
Juana de Arte, un espacio diferente para artistas emergentes 4

Juana de Arte, un espacio diferente para artistas emergentes

El concepto arte emergente sirve para identificar a los artistas que comienzan su carrera, representando lo innovador y la regeneración del arte. En ocasiones, por su precariedad y deseos de sobresalir, el artista emergente es víctima de la especulación de...
coworkins para artistas

Coworkings para artistas: Una opción para hacer rentable tu creatividad

Los coworkings para artistas o talleres de arte compartidos son una buena opción si te has decidido a emprender como artista y estás inmerso en la creación de tu propia obra y en la promoción de tu marca personal. El espacio de trabajo de que dispones en tu casa se te...
Estar jubilado y ser artista ya es compatible

Estar jubilado y ser artista ya es compatible

Hasta la semana pasada estar jubilado y ser artista era difícil de compaginar si generabas por tu actividad creativa ingresos superiores al Salario Mínimo Interprofesional , porque ello conllevaba la posible pérdida de la pensión y la correspondiente sanción.  El...
Recursos para ayudarte a promocionar y vender tu arte 5

Recursos para ayudarte a promocionar y vender tu arte

Cuando el artista tiene prestigio y su obra es reconocida en el mercado su comercialización se hace prácticamente por si sola. Son los mismos circuitos comerciales del arte los que la demandan o la promocionan porque es más fácil para los intermediarios trabajar con...

Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte 9Cursos Exclusivos de Objetivo Arte

- Emprender como artista [+info]
- Estrategias de promoción y comercialización del artista [+info]
- Internet para promocionar y vender tu arte [+info]
- Régimen fiscal del artista y derechos de autor [+info]

8 Comentarios

  1. JOSÉ GRIMALT

    Si me dicen que LES REGALE ALGO MIO…. les doy unos calzoncillos usados. ¡¡¡Y tan contentos!!!

    Responder
  2. JOSÉ GRIMALT

    🔶 Os dejo mi experiencia vivida en primera persona en una de mis exposiciones:

    🔶 EL TRUEQUE O FREE TOTAL 🔶

    Yo también tengo una larga historia detrás del “free”, gratis total y sin contraprestaciones.
    Hará unos años expuse en la sala municipal de villa Eugenia, un palacio neo modernista precioso y amplio, del que guardo un grato recuerdo. La inauguración de la exposición era por la tarde, a eso de las 19h. La obra ya estaba colgada, así que me adelanté esa tarde junto a mi mujer para dejar catálogos, tarjetas y completar las botellas de vino para el catering que acompañaría ese día.

    Al llegar, en el hall, me veo todo el suelo mojado y dirigiéndose hacia mí una señora con un pozal y un mocho,
    – Espere, pase por aquí al lado para no pisar
    – De acuerdo, ¿es usted la encargada de abrir?
    – Soy la de la limpieza, me he retrasado porque me he quedado extasiada viendo su obra.
    – ¡Ah! muchas gracias.
    – Usted pinta muy bien.
    – Gracias.
    – Aquí expone gente muy buena y famosa.
    – Estupendo.
    – Conoce a xxxx.
    – No.
    – A xxxx y, a xxxx
    – Perdón, tampoco.
    – Pues todos me han regalado un cuadro.
    – ¿si?
    – Sí, y tú también me tienes que regalar uno, como todos, tengo obras muy bonitas.
    – Pero, usted sabe que yo vivo de esto, es un oficio más, un trabajo remunerado.
    – Bueno, bueno, haber cual me vas a dar.
    – Sabe el tiempo que yo tardo en pintar una obra; son muchas horas delante el caballete.
    – Me gustan varios de los que tienes.
    – Perfecto.

    Me estaba quedando a cuadros con la persistencia, de la señora, como una rabalera descarada sin ton ni son, me exigía una obra como tasa a su presencia.

    – Un momento… – le dije-. Veamos, ¿se acuerda que le hable de mi trabajo, mi oficio, al que me dedico?
    – Si, eres pintor.
    – Muy bien, ¿Cuál es su trabajo señora, de qué trabaja?
    – Hombre yo también trabajo, gracias a Dios, en una empresa de limpiezas, ¿por? .
    – Porque ya nos vamos entendiendo y podemos llegar a un acuerdo
    – ¿_?
    – Yo no quiero dinero por mi cuadro, a cambio le pido su trabajo.
    – ¿qué?
    – Yo le doy mi trabajo y usted me da el suyo. Mi trabajo y mi tiempo para usted no vale nada. ¡Perfecto! y el suyo tampoco. Se lleva esa obra y usted …digamos… por lo que vale en el catálogo, y el de usted, al precio que va la hora de limpieza, unm unm pongamos… 3 meses de limpiar en mi casa, me parece justo el trueque.
    – ¡Ah! ya, y yo te he de limpiar tu casa , ¿verdad?!que listo¡…
    – Pues, sí, bastante listo y justo. ¿Ya no le interesa el cuadro?
    – ¡Ah!¡no! ni 3 meses, ni uno.
    – Exacto, ni un cuadro, ni ninguno.
    Durante los 20 días que duró la exposición no apareció por allí, y creo que mi obra le dejo de parecer tan extraordinaria.

    Responder
  3. MARNAY

    El primer criterio que debe tener un artista es valorarse así mismo y como consecuencia de eso que los demás le valoren a uno. Yo no regalo un cuadro por principio, si bien es cierto que en las contadas ocasiones que lo he hecho, siempre ha sido por gratitud y satisfactoriamente. Eso del familiar que te dice o del osado que se atreve: ¡Cuando tengas por ahí algo que no te valga me lo regalas! Nunca tengo los oídos tan cerrados como en esa ocasión. A palabras necias oídos sordos, pero tengo un truco para los que se atreven a pedirme les regale un cuadro. Por ejemplo un amigo que te dice: me tienes que pintar un barco X para ponero aquí, porque en ese navegué etc. etc. etc. Por cierto su profesión es venta de barcos. Después de darme todos los argumentos sentimentales y lo que para él representaba dicho barco, una vez acabada su petición, entre bromas, le contesto muy seriamente: TE LO CAMBIO POR UN BARCO. Se acabó la broma o la petición irreverente. Eso mismo lo he hecho con las distintas profesiones o ocupaciones profesionales a los que los atrevidos «pedidores» han osado formularme.
    He de decir también, que en algunas ocasiones me ha producido tanta vergüenza ajena, de tal descaradas peticiones, cuando no conoces prácticamente de nada aquel que te lo demanda, que no he sabido que contestar, sintiéndome yo el sonrojado.

    Responder
    • Objetivo Arte

      Hola Marnay. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has expuesto. La mejor forma de reaccionar a las peticiones de regalarles una obra por la cara, es proponiendo un trueque igualitario en servicios o trabajo. Como señalas, también se puede optar por la alternativa de «a palabras necias, oídos sordos». En cualquier caso, el mejor criterio es el de saber valorarse a sí mismo, para que los demás lo hagan también. Un abrazo.

      Responder
  4. Miguel Ángel

    Hola! A mí no me han pedido que regale, solo a excepción de amigos artistas que si me piden un intercambio…lo que sí ha pasado es que he tenido que abaratar mucho cuando vendo algo, cosa que me arrepiento un poco. Me prometo no hacerlo la próxima vez y no caer en eso de que la gente se acostumbre a esos precios bajos, y si ya caí en eso, pues salirme lo antes posible!!!

    Responder
    • Objetivo Arte

      Hola Miguel Angel. El problema que expones es también muy frecuente. Existe la acostumbre de regatear el precio por parte del cliente y, aunque el artista disponga de un margen lógico con el que puede jugar, es difícil decidir como actuar. Depende de la necesidad de vender que tenga el artista, de si el comprador es habitual o no, de si tienes màs o menos interés en vender la obra, etcétera. No me atrevo a aconsejar ningún modelo de actuación, ya que cada uno debe decidirlo según su criterio y las circunstancias. Saludos.

      Responder
  5. Amparo

    Un artículo muy interesante. Todos los puntos!!! Yo lo vivo. Gente que me dice: “a ver si me regalas algo tuyo”…
    Por desgracia no puedo vivir de mi arte y sí es cierto que colaboro en obras benéficas y regalo alguno a amigos (que no me lo han pedido). Pero hago obra y la voy almacenando con la esperanza de que se vendan. Cosa que ha sucedido hace poco y para mí ha sido algo extraordinario.

    Responder
    • Objetivo Arte

      Hola Amparo.La realidad que tu expones es la que viven la mayoría. El artista es generoso por naturaleza, pero con demasiada frecuencia se abusa de esta cualidad. Socialmente, existe una admiración por su personalidad intelectual y creativa, pero se le menoscaba cuando se trata de reconocimiento profesional y económico, que se merece como cualquier otra profesión. La Administración, a todos los niveles, es la primera que no valora en su justa medida la importante aportación que hace el arte y la cultura para un mejor desarrollo de la sociedad. Cuando hemos creído que invertía en ella, realmente lo que hacía era utilizarla como escaparate para sus fines politicos. Por otra parte, el mercado real de arte está supeditado a los intereses particulares de quienes lo gestionan como intermediarios… y, encima, siempre hay quien le pide al artista que regale, trabaje gratis o a bajo coste. ¡Lamentable! Pero, a pesar de todo, quienes viven en esa realidad se afianzan en su vocación y sobreviven.¡¡¡Son artistas!!!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Politica de Privacidad

    Responsable: Objetivo Arte te informa que los datos de caracter personal que me proporciones rellenando el presente formulario seran tratados por el responsable de esta web. Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios. Legitimación: Tu consentimiento. Comunicación de los datos: No se comunicaran los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido. Contacto: info@objetivoarte.com. Información adicional: Mas información en nuestra Política de Privacidad.

Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte 10

Ramón S. Viñas

.................................................

Objetivo Arte

.................................................

Espacio VIP

.................................................

- Cursos "Emprender como artista".

- INFOVIP exclusiva para miembros.

Este sitio web utiliza cookies para que puedas tener una mejor experiencia como usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento y la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies