EMPRENDER COMO ARTISTA    /

FORMACION Y CREACION

LA REALIDAD
DE QUERER VIVIR DEL ARTE

Ser auténtico y actuar con determinación

Si tienes vocación, estoy seguro que te has planteado en más de una ocasión lo feliz que serías si pudieras vivir exclusivamente de tu creatividad.

Pero, conseguirlo lo ves solo como una meta inalcanzable.

Tal vez, practiques como hobby tu afición por la pintura,  ocupas tus ratos libres con la fotografía, te gusta modelar o se te da muy bien dibujar desde que tienes uso de razón.

Satisfaces tus inquietudes y expresas tu vena artística meramente por placer durante el tiempo libre.

El arte para ti es solo una afición, porque estás ocupado durante la semana con un trabajo completamente ajeno a lo artístico.

¿Es esta tu realidad?


Ser artista implica responsabilidad y autogestión


Otra alternativa puede ser que hayas terminado tu grado de Bellas Artes, no te interesa la docencia y te encuentras trabajando en un sector ajeno a tus estudios, pero quieres retomar tu vocación artística.

O,  todo lo contrario,  puede  que hayas tenido una formación reglada en Bellas Artes, pero nadie te ha explicado como debes gestionar tu obra y no logras conseguir unos ingresos regulares que te permitan vivir con desahogo.

Te dedicas por completo a crear y  estás entregado las 24 horas del día, pero el mercado  se te resiste  por el complejo y jerarquizado  entramado que existe de intereses.

Lamentablemente, al principio no es fácil monetizar tu obra y se te hace difícil hacer frente a una serie de garantías que tendrías aseguradas si  tuvieras otra profesión y trabajaras por cuenta ajena.

En cualquier caso, si quieres volcar todo tu esfuerzo en querer ejercer profesionalmente como artista, tienes que tener en cuenta que asumes una gran responsabilidad y todo dependerá de como te autogestiones.

Pero, no hay que tener miedo si tienes un proyecto de vida y un objetivo profesional  bien planteado, para saber en cada momento los pasos que debes dar para caminar hacia el éxito.

Al único miedo que hay que temer es al que te pueda paralizar y que afecte directamente a tu productividad y comportamiento (Ver el tema: Miedos que paralizan al artista).

Se auténtico y actúa con determinación, para no permitir que limiten o hagan cambiar tus metas.

Cada persona conoce mejor que nadie sus propias limitaciones y las cualidades que lo hacen distinto y lo diferencian de los demás.

Sé sincero contigo mismo, arriésgate y no te paralices e insiste  con prueba-error, prueba-error, hasta que ganes.


Cambios radicales en el mercado laboral


La realidad de querer vivir del arte 1En la actualidad,  el mercado laboral está cambiando a pasos agigantados y ningún empleo es de por vida, ni se te garantiza una estabilidad a medio plazo.

También, ten en cuenta que la estructura del mercado del arte está modificando su comportamiento y no todos los artistas tienen la oportunidad de trabajar con galerías solventes, por ejemplo,  que estén decididas a ocuparse de su producción o disponer de una representante independiente que gestione su obra.

Cada día es más evidente que el artista tiene que saber autogestionarse para promocionar y comercializar su obra.

Si quieres vivir de tu arte, no solo tienes que ser bueno en la práctica de tu creatividad, sino que tienes que aprender a administrar otras obligaciones ajenas al arte, pero que es imprescindible conocerlas para desenvolverte con soltura en la estructura del mercado del arte (Ver el artículo: Por «amor al arte» seré también empresario, además de artista).

De todas formas, estoy seguro que como artista nunca has tenido tantas oportunidades como hoy en día para poder desempeñar tu vocación desde una perspectiva profesional.

Son múltiples las opciones de trabajo en las que te puedes ocupar, desempeñando tu oficio de arte.

Quizás, no te conviertas en un artista famoso, ni estés en este 3% que consiguen cotizaciones altas de su obra artística, pero, sí  puedes vivir bien de tu vocación y tener unos ingresos regulares que te den estabilidad económica.

Simplemente, tienes que perseguir una meta y marcarte una conducta siempre orientada a conseguir los objetivos que te hayas propuesto.

Pero, ojo, el entusiasmo y una exaltación de ánimo que te puede embargar al emprender la aventura del arte no bastaran.

Tienes que tener un proyecto realista, desarrollarlo puntualmente e irlo reorganizando en función de tu trabajo y la respuesta que recibas.

La ayuda que puedas encontrar en la Administración dependerá del país en que residas, aunque, salvo contadas excepciones, no encontrarás en ella un manto proteccionista al que te puedas acoger para iniciar tu andadura.

La creación está muy desprotegida desde las acciones de gobierno, sea este local, regional o nacional, y en más casos de los deseados  puede ser  partidista, beneficiando a unos pocos.

Además, las inversiones que se hacen se destinan a actividades expositivas en museos e instituciones o se han realizado en la creación de infraestructuras, dejando de lado las ayudas a la formación,  recursos económicos o mejoras fiscales que puedan facilitar al artista el desarrollo profesional  de su creatividad.

Por todo lo que acabo de exponer hasta aquí, voy a proponerte a continuación una  serie de pautas que debes utilizar a tu conveniencia, adoptando unas y modificando otras, en función de tu realidad artística.

 


Pautas a seguir para poder vivir del arte


1. Apuesta por tu vocación: Si vas a dejar un trabajo por cuenta ajena y decides dedicarte por completo a tu vocación creativa, conviene que lo hagas siguiendo un plan establecido. No decidas improvisadamente. Hazlo de manera paulatina. Consigue unos ahorros con los que al menos puedas cubrir los gastos esenciales del primer año. (Ver artículo: Como dejar tu empleo para ser artista).

2. Calcula los riesgos: Al independizarte profesionalmente  y gestionar tu economía como autónomo tu estabilidad financiera dependerá de las obligaciones que tengas a final de mes. Si eres un “single” tendrás menos gastos que si tienes responsabilidades familiares, por ejemplo. Ten siempre presente que no tendrás un sueldo fijo por el que regirte. Un mes tendrás buenos ingresos y otros escasearan. Tienes que saber administrarte.

3. Marca la diferencia: Se diferente en la propuesta artística que hagas. Descubre cual es el valor añadido que te puede hacer diferente. Trabaja potenciando tus cualidades y manifiesta tu creatividad a través de ellas.

4. Es tu trabajo: Oblígate a trabajar cada día y disfruta con lo que haces. Cumple con la disciplina que te hayas propuesto. Materializa dos o tres cosas que te ayuden a acercarte cada día más a tu objetivo de vida como artista. No procrastines. Vive todo el día con el arte y para el arte.

5. Examen introspectivo: Debes estar abierto en tu formación a todos los estímulos que percibas del exterior y que encuentres en el ámbito donde te desenvuelves. No obstante, las respuestas a tus inquietudes solo las puedes encontrar a través de un examen  introspectivo y franco contigo mismo.

6. Define tu audiencia: El mercado del arte y de la creatividad es muy amplio. Tienes que saber qué sector es el que mejor se acomoda a tu perfil artístico. No quieras abarcar mucho, porque dispersaras tu efectividad. Analiza, selecciona y elige un área en la que puedas potenciar y manifestar tu arte adecuadamente. (Ver el artículo: Como encontrar el nicho de mercado adecuado a tu obra)

7. Diversifica tu oferta: Seguro que como artista te desenvuelves bien en más de una actividad. No te encasilles. Manifiesta tu arte en más de una opción para poder mantener tu oferta. Diversifica tu trabajo y ofrece distintas posibilidades de comercialización: obras originales, obras de colección limitada, edición de imprimibles o distintos soportes, por ejemplo.

8. Potencia tu identidad: Por más calidad que tenga tu obra y original que sea es, prácticamente, imposible que exista una demanda de ella si no la promocionas debidamente. Crea una marca personal que te identifique y recurre a estrategias de marketing para difundirla. Tienes que saber publicitar tu trabajo y hacerlo visible. Utiliza todos los medios que tengas a tu alcance. (Ver el tema: Claves para potenciar tu marca personal y dejar huella).

9. Alternativas laborales: Si el mercado de tu propia obra no es lo suficiente solvente para poder vivir de él, debes plantearte ejercer otras labores dentro del campo artístico. Las clases son una salida  recurrente para muchos artistas. También puedes aceptar encargos personalizados  o cualquier otra opción que puedas ejercer.

10. Ayudas económicas: Infórmate de qué ayudas, becas o subvenciones   existen a nivel provincial, regional o nacional . Haz un seguimiento de todas las que se ajustan a tu perfil y que puedas conseguir. (Ver el artículo: Participa en concursos, becas, subvenciones y residencias para artistas).

11. Obligaciones fiscales: Si ejerces profesionalmente tienes que estar al corriente con Hacienda, para poder facturar y gestionar legalmente tu trabajo. Asesórate fiscalmente y acógete a la tarifa plana al empezar, si reúnes los requisitos  como nuevo autónomo. Por poco que puedas, evita la economía sumergida. Es probable, que darte de alta te resulte favorable con la tarifa plana actual (en el caso de España) y disfrutarás de cobertura legal. (Ver el tema: Como artista, ¿me hago autónomo o sigo en la economía sumergida?).

12. Experimenta e innova: La competitividad existe en todos los oficios. No te quedes desfasado. Evoluciona y experimenta constantemente. Amplia tu formación para enriquecer tus habilidades y poder ofrecer una obra innovadora.

13. Presencia en internet: Aprovecha la oportunidad que te ofrecen las nuevas tecnologías. Ten presencia en el mercado online con un website a través del  que puedas  vender tu arte y un blog donde puedas compartir tus inquietudes. Utiliza las Redes Sociales para darte a conocer. Apoya tu actividad online en portales especializados (marketpkaces) para  globalizar tu obra.(ver el artículo: Blog Profesional: Pasos a seguir para tener una web rentable).

14. Precios coherentes: Calcula bien y ajusta el precio que decidas por tu trabajo de forma realista, bien sea por horas, material empleado, proyecto realizado o cualquier otro gasto que se  genere. Según la etapa en que te encuentres profesionalmente o el trabajo que tengas que presupuestar podrás aplicar una tarifa u otra. Siempre basándote en la coherencia y en el trabajo creativo que implica cada obra. (ver el tema: Como poner un precio justo a mi obra).

15. No malvendas: No te dejes explotar, ni aceptes rebajas que no puedas asumir. A veces, hay que ceder para poder conseguir un trabajo. Valora primero el trabajo y decide si te será rentable rebajarlo. No aceptes encargos por debajo de tu tarifa y rechaza las propuestas abusivas. Es preferible crear el precedente de que no aceptas trabajar a cualquier precio que realizar encargos que no te son rentables. Una obra malvendida no te traerá más clientes y, si lo hace, querrán precios similares. (Ver el artículo: Trabajar gratis, ¡NO! por amor al arte).

La autogestión y comercialización del artista


Según la especialidad  y las preferencias artísticas que tengas  la monetización de tu trabajo puede encauzarse por vías distintas, pero cualquier elección que hagas es perfectamente válida y puede irse remodelando con el tiempo.

Si antes te he expuesto las pautas de una  actitud emprendedora que debes adoptar para gestionar tu trabajo y la disciplina que conviene seguir dentro de tu estatus de artista, a continuación,  voy a señalarte las principales opciones  que te ofrece el mercado para comercializar tu obra y pueda ser  esta tu sostén económico.

1. En primer lugar, si defiendes tu libertar creativa puedes ocuparte en crear tu obra personal , exponerla para difundirla y comercializarla a través de los canales tradicionales, como pueden ser las galerías de arte, salas de instituciones y museos que acojan exposiciones temporales o a través de tu propia web, bien sea como espacio de difusión, e-commerce o portfolio.


2. En lo que se refiere a servicios profesionales son múltiples los ámbitos en los que puedes desempeñar tus conocimientos de Artes Plásticas y Visuales: dibujo, pintura, escultura, arte gráfico, fotografía, animación, creación audiovisual y multimedia, arte público o arte en la red


3. En el área concreta de la Ilustración puedes especializarte en ilustración de carácter infantil, científica, didáctica, publicitaria, de prensa, cómic o storyboard, por ejemplo.


4. En el sector del Diseño tienes opciones de trabajo en el diseño gráfico, textil, de moda, industrial y de mobiliario.


5. En las Nuevas Tecnologías, puedes desarrollar profesionalmente tu creatividad artística en la realización de video-creación, videoarte, arte-digital o explorar las posibilidades que te ofrece el nuevo mercado de los NFT (Non-Fungible Tokens).


6. En el campo de la docencia puedes impartir cursos, masters, ciclos formativos y clases individuales o colectivas de carácter no reglado con formación presencial, a distancia o que se pueda combinar ambos estilos.


7. También puedes emplearte como docente en los ámbitos de las enseñanzas artísticas regladas, contempladas por el Ministerio de Educación e impartidas en centros públicos o privados acreditados: Profesor de dibujo o de artes plásticas.


8. El sector cultural ha ido creciendo en los últimos años y cada vez surgen nuevas necesidades, como por ejemplo: talleres de arteterapia, director artístico, comisario de exposiciones, gestión de galerías de arte o  asesor cultural, por ejemplo.


9. En el mercado laboral seguro que encuentras también salidas profesionales en otros ámbitos que, directa o indirectamente, están relacionados con las Bellas Artes: talleres de creación en instituciones y empresas públicas, gabinetes pedagógicos en museos, actividades educativas de cooperación al desarrollo, desarrollos tecnológicos, instalaciones industriales, intervención medioambiental, ordenación del territorio, escenografía de teatro y publicidad, decoración de escaparates, maquetismo, modelismo, simulación tridimensional, etcétera.

Debes de perseguir tu objetivo aprovechando las herramientas y recursos que tengas más a mano y considerar cada experiencia como un medio para alcanzar la meta que te hayas propuesto.

Si sabes lo que buscas,  cualquier camino que emprendas dentro de las posibilidades que te ofrece el arte es válido para alcanzar tu éxito.

Vivir del arte es posible, porque son múltiples las oportunidades en que éste se manifiesta y te permite acomodarlo al plano laboral.

Diseña tu proyecto de arte en función de tus preferencias y de las posibilidades que dispongas en tu entorno, para encauzar todas tus actividades y movimientos para conseguir vivir profesionalmente de tu vocación.

Si  lo trabajas adecuadamente  y persigues con determinación tu objetivo, lo conseguirás.

¡Puedes estar seguro!.

 

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Cuenta - Suscripción - Bonus 


 EMPRENDER COMO ARTISTA


FORMACIÓN Y CREACIÓN

PROMOCIÓN Y DIFUSIÓN DE TU OBRA

COMERCIALIZACIÓN Y SALIDAS PROFESIONALES

------

INTERNET COMO MERCADO GLOBAL

-----

RELACION DEL ARTISTA CON LA ADMINISTRACIÓN

-----

EL ARTISTA Y LA PROPIEDAD INTELECTUAL

-----

CONCLUSIONES


SECCIONES ESPACIO VIP

La realidad de querer vivir del arte 2