¿Aún sigues creyendo que tu obra se explica sola? ¡Ponle un buen titulo!

 

¿Creas tu obra en función de una idea que después resumes en el título o, por el contrario, una vez realizada la obra, le pones un título sin otra finalidad que la de poderla identificar en el catálogo o en la lista de precios?

Quizás te preguntes ¿importan los títulos?, porque consideras que lo realmente relevante es la obra.

Por supuesto, la obra tiene que acaparar toda tu atención mientras la estás creando, pero debes entender que un buen título es una parte complementaria muy valiosa.

No improvises y tómate tu tiempo hasta que encuentres el título que se ajuste a tu obra y que no solo se limite a identificarla, sino que inspire y complemente su contemplación.

Aunque el espectador que se encuentre frente a tu obra disfrute de ella y haga su propia interpretación de lo que está contemplando, un buen título siempre le aportará sugerencias o le seducirá para poderla contemplar desde otro punto de vista.

Por el contrario, un título insulso o poco afortunado puede desconcertarlo o, simplemente, no aportar nada, quedando como un mero dato de catalogación.

Un buen título debe ser original y conciso

La imaginación es un factor muy importante en el arte y un buen título puede ser la puerta de entrada para ayudar al espectador a ejercer su libre interpretación.

Dedícale su tiempo a poner un título apropiado a tus obras, procurando también que sea breve en la descripción y conciso en el mensaje.

Seguro que en cada obra tienes una historia que relatar, un concepto o una emoción que expresar.

Piensa en ello y decide si quieres que sea con una intencionalidad social o política, que tenga gracia, que sea elegante, desafiante o irrespetuoso, pero procura que sea siempre original y único.

Marcel Duchamp fue un bromista que jugaba con el arte y fiel reflejo de ello son sus títulos y sus obras.

Creador de los ready mades, objetos cotidianos separados de su entorno habitual y mostrados como obras de arte, convirtió en su obra maestra el famoso orinal que nombró “La fuente”.

También resultó motivo de burla el título que puso a su trabajo sobre la Mona Lisa a la que dibujó  bigote y perilla: “L.H.O.O.Q.”, un nombre homófono que significa literalmente “Ella tiene el culo caliente”.

Número 8 -1949. Jackson Pollo

Número 8 -1949. Jackson Pollock

 

Aunque te pueda parecer algo superfluo la redacción del título, te puedo asegurar que invita al público a entrar en la obra e indagar en su imaginación para una mejor contemplación.

En la historia del Arte encontrarás muchos ejemplos de títulos con diversos significados, doble intencionalidad, mensajes encriptados o sin sentido.

Quizás prefieras seguir el ejemplo de Jackson Pollock y limitar el título a un mero dato de catálogo (“Número 8 / 1949) o, por el contrario, inspirarte en David White, que titulaba un cuadro suyo: “El hombre que supo que no había negociación con la termodinámica” y toda la serie que realizó empezaban los títulos con “El hombre que …”

La cuestión es ser original y descriptivo para que tu obra no se confunda con la de nadie, no solo por la ejecución artística de la misma, sino también por su nombre.

Si la nombras “Maternidad”, porque ese motivo es el que has pintado, esculpido o dibujado, será poco original, porque con este título hay un sinfín de obras y multitud de ellas firmadas por reconocidos artistas como Picasso, Sorolla, Gustav Klimt, Tamara de Lempicka, Guayasamin, Da Vinci, Renoir, Murillo

Por lo tanto, esfuérzate un poco y busca algo más original, como puede ser “En los brazos de un hermoso sueño” o “Momento de la ternura”.

Si es aconsejable que te esmeres en que sea conciso y acertado, aunque, en alguna ocasión, te permitas la licencia de hacerlo más literario, descriptivo y surrealista como puede ser el caso de Salvador Dalí que tituló autobiográficamente su pintura “Dalí a los seis años, cuando creía ser una niña, levantando la piel del agua para ver a un perro que duerme a la sombra del mar” (1950).

Obra de Dalí

Dalí a los seis años, cuando creía ser una niña, levantando la piel del agua para ver a un perro que duerme a la sombra del mar” (1950)

 

Si desde el primer momento no lo tienes claro, para encontrar un buen título debes analizar todas las posibilidades que te ofrece la obra que has creado, porque no existe una regla exacta para hacerlo.

Para ayudarte a redactarlo puedes echar mano a un buen número de recursos según sean tus preferencias:

  • Refleja el significado central de la obra en una lista de palabras que la definan.
  • Utiliza el titulo como recurso para facilitar su contemplación.
  • Tu eres el autor/a y quizás te interese poner un nombre que signifique algo para ti.
  • Busca inspiración en poemas o libros.
  • Identifica los motivos que te inspiraron para realizarla.
  • Focaliza la atención en un motivo concreto de la obra.
  • Según sean tus influencias artísticas, puedes inspirarte en ellas.
  • Fíjate en los títulos de obras maestras o relevantes de la historia del arte.

Si la exposición versa sobre una sola temática, podrías titular las obras resaltando el motivo principal y común en todas e introduciendo pequeñas variantes que identifiquen a cada pieza.

Debes hacerlo de manera imaginativa para vincular e individualizar, al mismo tiempo, a todas las obras de la exposición y que mantengan un denominador común. (Ejemplo: Exposición: “Juegos de niños”; títulos:  ”Niños en el recreo”, “Niños jugando a la pelota”, “El carnaval de los niños…”)

Una breve descripción de la escena siempre aportará a la obra más valor para el público que si titulas “Juegos de niños/1”, “Juegos de niños/2”, “Juegos de…”

Una experiencia personal

En mi caso particular, cuando trabajaba con galerías de arte y celebraba exposiciones periódicamente, titulaba cada una de mis esculturas con un poema.

En lugar de nombrar la escultura con un nombre que la identificase, como puede ser “Madre con niño en brazos”, elegía un poema que, aunque no tuviera una relación directa con la obra, ayudara a indagar en su conceptualidad.

La cuestión era aportar un complemento literario que enriqueciera la contemplación y no se quedara en el simple título que nada aportaba, porque lo que se leía era evidente en la escultura al contemplarla.


Ejemplo:
– Titulo simple: “Maternidad con niño en brazos”
– Título/poema: “Cuerpo feliz que fluye entre mis manos.
Rostro amado donde contemplo el mundo”.


Siempre me ha dado un buen resultado este recurso y quien está viendo la obra quiere vincularla con el poema,  aunque no exista una vinculación directa, sirviéndole de ayuda e información para hacer una lectura más amplia de lo que está contemplando.

Según tus gustos, y reconozco que en cada caso será diferente, puedes escoger la estrategia que prefieras o que sea más afín con tus planteamientos artísticos, pero no descuides la redacción de los títulos, porque es una baza importante para tu obra e inseparable de por vida.

El título será su sello de identidad, además de los datos que quieras que la acompañen en la ficha técnica de inventariado (fecha, medidas, técnica, numero de catálogo…), y es aconsejable que si se trata de un cuadro se lo pongas por detrás del bastidor, si es una escultura en alguna zona que no se vea a primera vista o en la base o si es una obra gráfica en el margen inferior que encuadra la obra.

Tener esto en cuenta facilita la identificación y su posible localización en el futuro si cambia de propietario o si entra en el circuito del mercado secundario del arte.

También hay que tener muy en cuenta la identificación personal de tu obra si la difundes a través de internet, porque un buen título facilitará su búsqueda online.

¿Qué estrategias utilizas para nombrar tu obra? ¿Consideras acertadas las que aquí se exponen?¿Alguna más que habría que añadir?

Escribe tu opinión y cualquier sugerencia que quieras hacernos llegar y que esté  relacionada con este post en los comentarios que están un poco más abajo.

Tu participación es relevante para todos.

Un abrazo y hasta la próxima semana.

Ramón S. Viñas

 

 

Foto de freepik.com

[Descarga este artículo en PDF]Descarga este artículo en PDF

Acerca de Ramón S. Viñas, autor de este artículo:

¿Aún sigues creyendo que tu obra se explica sola? ¡Ponle un buen titulo! 7En los últimos treinta años me he ganado la vida como artista. También he trabajado varios años en prensa, como dibujante, diagramador y redactor cultural. He dirigido durante cinco años una galería de arte y fundé un centro de enseñanza especializado en artes plásticas. Ahora editando este blog comparto mi experiencia con el fin de que la información que divulgo pueda ser útil para otras personas y motivarles a desarrollar su potencial artístico.

8 Consejos que te ayudarán a vivir de tu arte 1

8 Consejos que te ayudarán a vivir de tu arte

Los comienzos son duros en cualquier actividad profesional que ejerzas por tu propia cuenta. Lo más habitual es que al emprender falta experiencia y se va aprendiendo a medida que se avanza con los errores cometidos. Para un artista que quiere vivir exclusivamente de...
alicia aradilla

Artistas viajeros, nómadas y creativos

Los artistas viajeros son apasionados del arte y de los viajes, que buscan en su aventura una percepción del mundo enriquecedora con la que nutren su espíritu inquieto y que no encuentran en la vida ordinaria. El viaje alimenta y motiva al artista a dejar constancia...
Wordpress, la mejor opción para tu blog y es gratis 2

WordPress, la mejor opción para tu blog y es gratis

 Desde el año 2003, fecha de su aparición, una de las mejores opciones para crear un blog o una web nos la ofrece Wordpress, que es un sistema CMS (Content Management System) .WordPress es un software de código abierto y es, al tiempo, GRATIS y de un...
marca personal

La importancia de potenciar tu marca personal

Como artista, es relevante que cuides tu imagen personal o branding. Tu trabajo y tu persona se diluyen en un solo propósito para diferenciarte artísticamente y conseguir un mayor éxito. Este objetivo debe ser elaborado, transmitido y protegido constantemente con la...
Recursos para ayudarte a promocionar y vender tu arte 3

Recursos para ayudarte a promocionar y vender tu arte

Cuando el artista tiene prestigio y su obra es reconocida en el mercado su comercialización se hace prácticamente por si sola. Son los mismos circuitos comerciales del arte los que la demandan o la promocionan porque es más fácil para los intermediarios trabajar con...
Como artista, ¿me hago autónomo o sigo en la economía sumergida? 4

Como artista, ¿me hago autónomo o sigo en la economía sumergida?

Si quieres dedicarte por completo a tu trabajo como artista (seas pintor, dibujante, artesano, escultor, grabador, fotógrafo, etcètera) conviene darte de alta como trabajador autónomo.Si hacemos caso a la legislación vigente se nos aconseja que todos aquellos que...
trabajos de artista

¿De què viven realmente los artistas?

Si nos atenemos a la opinión de una mayoría de artistas, incluso con varios años de profesión, es prácticamente imposible vivir exclusivamente del arte y la prueba está en que un gran número de ellos se dedican a la enseñanza o trabajan en otra actividad, muchas...
soy artista

El artista nace o ¿se puede aprender a ser artista?.

El artista nace con un talento especial o ¿se puede aprender a ser artista?. Es una pregunta que, seguramente, has oído en repetidas ocasiones o, incluso, tú mismo te has formulado en el transcurso de alguna conversación. La respuesta puede quedar resumida en dos...
Jubilación del artista

En España, se penaliza ejercer de artista después de la jubilación

En España, el artista que ha llegado a su edad de jubilación tiene un grave problema si genera por su actividad creativa ingresos superiores al Salario Mínimo Interprofesional (10.302,60€ anual), porque ello conlleva la posible pérdida de su pensión.Con la...
Juana de Arte, un espacio diferente para artistas emergentes 5

Juana de Arte, un espacio diferente para artistas emergentes

El concepto arte emergente sirve para identificar a los artistas que comienzan su carrera, representando lo innovador y la regeneración del arte. En ocasiones, por su precariedad y deseos de sobresalir, el artista emergente es víctima de la especulación de...
Residencias RARO

Almudena Blanco:”Los artistas emergentes siempre lo tienen complicado y en R.A.R.O. les facilitamos experiencia y promoción”

Las residencias artísticas son una experiencia singular que han proliferado en los últimos años y se han convertido en una alternativa atractiva para conseguir un espacio y tiempo donde formarse, investigar, presentar y producir. Una experiencia multidisciplinar y...
portfolio

Saber venderse: Portfolio y declaración de artista

Saber venderse es imprescindible para posicionarse con ventaja en el complejo mercado del arte. Un portfolio y una declaración de artista son dos recursos indispensables para promocionar nuestro trabajo como creativos. Hay que saber venderse para conseguir triunfar y...

¿Aún sigues creyendo que tu obra se explica sola? ¡Ponle un buen titulo! 8Cursos Exclusivos de Objetivo Arte

- Emprender como artista [+info]
- Estrategias de promoción y comercialización del artista [+info]
- Internet para promocionar y vender tu arte [+info]
- Régimen fiscal del artista y derechos de autor [+info]

4 Comentarios

  1. Susana

    La verdad es que siempre me ha molestado un poco ver una obra y que se titule ” Sin título”. Me da la sensación de algo en experimentación, un boceto, algo en proceso de realización, pero no algo acabado. Coincido contigo en la importancia del título.

    Responder
    • Objetivo Arte

      Hola Susana,
      Así es.El título cumple una misión complementaria y si no aporta ninguna información, no tiene sentido.
      Saludos.

      Responder
  2. Miguel Ángel

    Hola Ramón yo si le pongo títulos a mis obras…pero también he visto muchas obras en galerías que dicen “sin título” por qué en esos casos el artista no le busca un nombre?

    Responder
    • Objetivo Arte

      Hola Miguel Angel.
      Como tu comentas, hay exposiciones en las que no figura el título en algunas de las obras que se exponen o en todas.
      La opción de denominarlas o no es libre y cada artista tendrá sus razones para omitir el título, pero es muy probable que en estos casos quien contempla la exposición se encuentre un poco desairado al acercarse a la tarjeta que acompaña a cada pieza y ésta no le ofrece ningún tipo de información adicional, al margen de las medidas, técnica o fecha de ejecución.
      Particularmente, soy partidario de ponerselo.
      Saludos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Politica de Privacidad

    Responsable: Objetivo Arte te informa que los datos de caracter personal que me proporciones rellenando el presente formulario seran tratados por el responsable de esta web. Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios. Legitimación: Tu consentimiento. Comunicación de los datos: No se comunicaran los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido. Contacto: info@objetivoarte.com. Información adicional: Mas información en nuestra Política de Privacidad.

¿Aún sigues creyendo que tu obra se explica sola? ¡Ponle un buen titulo! 9

Ramón S. Viñas

.................................................

Objetivo Arte

.................................................

Espacio VIP

.................................................

- Cursos "Emprender como artista".

- INFOVIP exclusiva para miembros.

Este sitio web utiliza cookies para que puedas tener una mejor experiencia como usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento y la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies